Alimentos que a nuestro cuerpo le cuesta Digerir

Autor

Etiqueta , ,

Existen comidas que, como bien sabes, nos destruyen el sistema digestivo. De esto te habrás podido dar cuenta la madrugada después de esa cena súper decadente, después de la cual no pudiste dormir más nunca porque sientes que hay dos dinosaurios alados peleando a muerte en tu estómago.

Todos funcionamos diferente y es bueno que sepas qué alimentos te caen mal a ti. Dentro de los síntomas de mala digestión se encuentran los gases, la inflamación del estómago, reflujo, acidez o sensación de pesadez. Aquí hay una lista de los alimentos más comunes que le causan al cuerpo humano incomodidad después de haberlos ingerido.

Helados

Entre su contenido de grasa y de lácteos, el helado puede causar fácilmente calambres, inflamación del abdomen e indigestión, especialmente a los intolerantes a la lactosa. Puedes cambiar a helados deslactosados o sorbetes de frutas.

Granos

Son súper altos en fibra y proteína, pero también tienen en su composición un azúcar, llamado oligosacárido, que es muy difícil de digerir y cuando este compuesto llega a tu intestino grueso, se produce un gas muy desagradable. Para comer todos los granos que quieras sin consecuencias embarazosas, remójalos antes de prepararlos y cuando los cocines, agrégales un poquito de bicarbonato de sodio.

Picante

¿Te acuerdas de la película Mi Novia Polly? ¿Y de todo lo que sufría Ben Stiller cuando Jenifer Aniston lo llevaba a restaurantes exóticos? Bueno, algo así le pasa a tu sistema digestivo cuando a ti se te ocurre comer algo muy condimentado, especialmente si tienes problemas gastrointestinales. El picante irrita el esófago y te deja con una sensación de ardor después de comer.

Bebidas cítricas

Los cítricos son magníficos para subir tu consumo de vitamina C, pero también podrían irritar el esófago. Si sufres de acidez deberías bajar su consumo y siempre debes tomar en cuenta las horas en las que consumes cítricos. No por nada hay un dicho de abuela que dice que “El jugo de naranja en la mañana es oro, en la tarde es plata y en la noche, mata.”

Todo lo que sea frito

Altísimos en grasa, por lo que no debería sorprenderte lo nocivo que es para tu salud. Intenta cambiar las cosas fritas por horneadas, en la medida de lo posible. Si hay algo que te encante que, a juro sea frito, como empanadas, sushi tempurizado, nuggets o papitas, cómelos con moderación.

Chocolate

Este elixir de la felicidad contiene estimulantes como cafeína, sin mencionar que es alto en grasa, que ya hemos visto que al cuerpo le cuesta procesar. Ojo, la cantidad de grasa que contenga es inversamente proporcional al porcentaje de cacao que tenga el producto, razón por la cual los chocolates oscuros son más sanos y los blancos son casi pura grasa.

Cebolla cruda

Son conocidas por producir gas cuando se consumen crudas y esto pone el estómago (y a ti) en estrés. Pásalas por agua caliente antes de comerlas si te gustan crujientes, o déjalas un rato más para obtener un sabor más dulzón y una textura más suave.

Vegetales arbolito

Vegetales como el brócoli y el coliflor están cargados de fibra y son súper buenos para tu salud, pero son un arma de doble filo, ya que contienen azúcares complejas que te inflaman y te llenan de gases.

Chicles sin azúcar

Esto probablemente ya lo has leído, pero el sorbitol, ingrediente presente en la mayoría de los chicles sin azúcar, causan gases estomacales y, nada más el acto de masticar chicle aumenta el diámetro de tu estómago. ¿Por qué? Por la gran cantidad de aire que tragas mientras masticas.

Fuente

— Publicado el 23 junio, 2014 a las 1:19 pm

Pin It on Pinterest

Share This