Autobronceantes: Color con Salud

Autor

Etiqueta ,

El sol y las camas solares pueden causar daños irreparables a la piel: envejecimiento prematuro y aumento del riesgo de cáncer. La manera más segura para lucir un dorado natural, evitando la sobreexposición, es mediante la aplicación de autobronceantes. Además, tips para lograr un tono perfecto.

El sol y las camas solares pueden causar daños irreparables a la piel. Además del envejecimiento prematuro, aumentan el riesgo de padecer cáncer. La manera más segura para lucir un dorado natural en cualquier época del año, evitando la sobreexposición solar, es mediante con la aplicación de autobronceantes.

El principal activo de los productos autobronceantes es la dihidroxiacetona (DHA). Es un azúcar que se obtiene de la remolacha o la caña de azúcar. Inicialmente, fue descrita por científicos alemanes en la década de 1920, como un agente bronceador de la piel. Investigaciones posteriores descubrieron que su poder de coloración se debe a las reacciones del azúcar con los aminoácidos de la queratina (proteína) de la piel.

Existen formulaciones en donde se asocia a la DHA con otros activos como la juglona o la lawsona. La juglona se obtiene de las cáscaras de nuez y la lawsona proviene del Henna.

Otro azúcar propuesto para estas composiciones es la eritrulosaque es un azúcar con una gran afinidad con la piel, que le permite difundirse de manera más progresiva y homogénea. En la actualidad, se utilizan combinaciones de DHA y eritrulosa dando como resultado un color bronceado ideal.

Una formulación óptima de última generación debe contener combinaciones de agentes autobronceantes, filtros de protección solar adecuados para cada fototipo, factores naturales de humectación, excipientes de alta calidad y agentes aceleradores de bronceado (vitaminas y aminoácidos específicos) para preparar la piel para futuras exposiciones solares.

Estos productos se encuentran en forma de emulsión, loción acuosa o gel, en un rango de concentraciones del 1 al 15%. Estos porcentajes se corresponden con los niveles de coloración, desde el más claro al más oscuro.

Las ventajas

Además de evitar la exposición a los rayos solares y sus consecuencias, una vez que se ha producido el bronceado, éste no se elimina ni por transpiración ni lavándose con agua y jabón.

La tonalidad de la piel se comienza a percibir de 3 a 6 horas de realizada la aplicación, alcanzando la coloración bronce con las sucesivas aplicaciones. El color se irá desvaneciendo de forma gradual a lo largo de los siguientes 3 a 10 días, siguiendo el proceso normal de exfoliación de la piel. Es por eso que se debe aplicar con intervalos de 3 a 5 días como mínimo. La DHA no daña la piel porque no penetra en ella.

Tips para lograr un bronceado duradero

-Dejar secar bien antes de vestirse. Una vez seco se pueden utilizar desodorantes, perfumes o maquillaje.

-Mantener la piel hidratada.

-Realizar una exfoliación corporal el día anterior al comienzo de las aplicaciones.

-Las depilaciones o decoloraciones deben hacerse un día antes, para evitar irritaciones.

-Los autobronceantes deben aplicarse sobre la piel limpia y seca. El agua y el jabón (cambian el pH) interfieren en la homogeneidad de la coloración resultante y con la eficacia del producto.

-Durante el proceso de bronceado, no se recomienda usar otro producto que contenga sustancias exfoliantes, irritantes o medicamentosas como ácido retinoico y  antibióticos tópicos porque pueden interferir en la acción de la DHA y pueden causar manchas.

-Tras aplicar un autobronceador, se deben evitar exposiciones largas o excesivas al sol, al menos durante las 24 horas siguientes al procedimiento.

Y lo más importante: recuerda que ante cualquier duda o lesión en la piel debes consultar con un especialista.

— Publicado el 26 julio, 2013 a las 3:56 pm

Pin It on Pinterest

Share This