Cómo organizar nuestra alimentación diaria

Cuando una persona realiza su primera consulta a un nutricionista, la principal y fundamental indicación que se le hace es que debe alimentarse fraccionadamente ya que si se pasa mucho tiempo sin comer (3 o 4hs.), el metabolismo se “enlentece”, es decir, ahorra energías y no quema calorías. Además asimila todo lo que dan por las dudas de que vuelva a pasar. Por ello se debe establecer una ingesta cada tres/cuatro horas, como máximo cuatro.

Es un gravísimo error NO COMER para bajar de peso!

Es importante programar las cuatro comidas principales: desayuno preferentemente con copos de maíz, NO galletitas, un almuerzo predominando los hidratos de carbono, papas o pastas, una merienda, en lo posible como el desayuno, y una cena liviana predominando las proteínas, así como también realizar dos colaciones que son muy importantes, (una a media mañana y otra a media tarde). Para ellas se deben elegir alimentos que no superen las 100 calorías, por ejemplo: yogur descremado, postre diet, fruta cocida sin azúcar, barra de cereal.

Se recomienda también incrementar el consumo de grasas monosaturada y polisaturada que se encuentran en el aceite de oliva o canola y el consumo de fibras, incluyendo una porción diaria de cereales integrales, frutas y verduras crudas. Por otro lado aconseja disminuir, lo más que se pueda, el consumo de aquellos alimentos que no ayudan a mejorar el metabolismo, como por ejemplo: grasas saturadas (crema, manteca, frituras), sal, carnes rojas y sobre todo las bebidas alcohólicas, gaseosas, alfajaros y chocolates que aportan muchas calorías vacías.

Recomendaciones para comer inteligentemente. Es primordial comer tranquilo y despacio, masticar bien, tomar líquidos durante las comidas y sentarse a comer, no hacerlo parado, al paso o mirando televisión ya que el organismo no registra lo que se ingiere.

Trucos-para-una-alimentación-saludable· Durante la noche se deben evitar los carbohidratos (sí sugeridos en el desayuno y almuerzo ya que su función es aportar energía para las tareas cotidianas) y se recomienda elegir para la cena los alimentos de poco trabajo para la digestión como las carnes blancas (proteínas) y vegetales cocidos. Recordemos que la función de las proteínas es reconstruir tejido usado durante el día, y aprovecha para hacer esta tarea el descanso nocturno.

· Como complemento a toda buena alimentación se sugiere realizar alguna actividad física guiada 2 o 3 veces por semana, como: caminar a paso vivo, correr, nadar, hacer algún deporte o ir la gimnasio.

· Recordemos que para que la actividad física sea segura y mejore la calidad de vida debe estar orienta por un profesional certificado. La gimnasia en sí misma no mejora la calidad de vida, mal ejecutada la puede empeorar.

— Publicado el 3 abril, 2013 a las 7:36 pm

Pin It on Pinterest

Share This