¡Lista para el traje de baño!

Autor

Etiqueta , ,

Este puente de junio implica para muchas personas largo fin de semana de vacaciones, pero eso no quiere decir que todas estemos cómodas usando traje de baños. Es por esto, que si te toca aprovechar estos días en la playa, decidimos darte algunos consejos para que prepares tu cuerpo y nada te de pena.

Empieza a hacer ejercicio: si quieres verte bien en traje de baño, esto no es negociable, tienes que ejercitarte. Haz un plan de ejercicio de por lo menos tres días a la semana; trata de además de hacer cardio, hacer ejercicios que usen más de un músculo a la vez, como por ejemplo planchas, sentadillas o circuitos.

Haz de tus glúteos y barriga una prioridad: los glúteos son los músculos más grandes del cuerpo y ejercitarlos es una de las mejores formas de quemar calorías y prevenir que se te caiga o esté floja la piel.

Aunque todas sabemos que una de las cosas más importantes de estar en bikini es que la barriga se nos vea lo más plana posible, es por esto que deberíamos darle extra atención a estas dos zonas.

Para tratar de lograrlo, haz este movimiento antes y después del entrenamiento; acuéstate en tu espalda con las rodillas dobladas y la planta de los pies completamente en el piso, levanta tus caderas del piso y trata de tener una línea recta desde tus hombros hasta tus rodillas, siempre manteniendo los pies en el piso (esta posición también es conocida como medio puente), después vuelve a la posición inicial y levanta la rodilla izquierda, alterna las piernas (10 veces cada una) como si estuvieras marchando en el mismo lugar y contrayendo a la vez los músculos de los glúteos.

Bebe extra de agua: tomar poca agua puede reducir el efecto del ejercicio ya que el cuerpo puede deshidratarse y dejar de quemar grasas, o quemas menos de su potencial. Lo ideal es tratar de tomar por lo menos dos litros de agua diarios, y al hacer esto ¡No seas pichirre con el hielo! Se ha demostrado que tomar agua fría hace que el cuerpo trabaje más para quemar las calorías ya que busca mantener la temperatura caliente.

Incrementa tu consumo diario de diuréticos naturales: estos hacen aumentan la velocidad de los fluidos cuando pasan por nuestro cuerpo y así no estar hinchadas. Algunos diuréticos naturales pueden ser el pepino, espárragos, limón, té verde, o alimentos con una alta concentración de magnesio, potasio, vitamina C.

Recorta el consumo de carbohidratos procesados o con almidón: estos pueden ser pasta, pan, galletas tanto dulces como saladas. La mayoría de estas comidas están hechas con extra de sodio y preservativos que ayudan a que el cuerpo retenga líquidos y se hinche.

No bebas tanto alcohol: si estás acostumbrada a tomarte una copa de vino o una cerveza en las noches, trata de reducirlo, no lo hagas los siete días de la semana, de esta forma estarás cortando también la cantidad de calorías que consumes, además de que el alcohol ayuda a engordar más rápido.

Párate derecha: estar derecha ayuda a la buena postura, pero además a contraer los músculos del abdomen. Aprieta el estómago como si estuvieras esperando que alguien te fuera a pegar; además que tener una postura correcta te hace verte más esbelta de por sí.

 Fuente

— Publicado el 24 junio, 2013 a las 2:57 pm

Pin It on Pinterest

Share This