Lo que debes saber antes de usar un vestido “bodycon”

Autor

Etiqueta , ,

Si estás planificando comprar un vestido próximamente para lograr el look perfecto en la fiesta de la empresa, en tu cumpleaños o en estas épocas decembrinas, probablemente tengas en mente un “bodycon dress”, si aún el nombre no te suena, esta prenda no es más que un vestido bastante “ceñido al cuerpo”, que moldea nuestra figura y que con un buen par de tacones nos hacen sentir que somos Beyoncé por unas horas.

La clave del vestido “bodycon” es que está realizado en materiales que normalmente van debajo o tapados por la tela en vestidos tradicionales. Estas piezas están realizadas por lo general en lycra, tejidos sintéticos como polyester, aunque hay unos en telas naturales que suelen ser más caros.

El primero que agarró una faja y la transformó en vestido fue el diseñador Hervé Peugnet, quien por años lideró la casa de modas Hervé Legér, superado el momento de cultura fashionista, solo queda decir que se ha convertido en un clásico del clóset de casi todas las mujeres.

Sin embargo hay algunas consideraciones que debes tener en cuenta:

El largo

Sabemos que son ajustados y que la tela pone cada cosa en su lugar… Sin embargo, es un fastidio tener que cuidar que tus amigas no muestren más de la cuenta. Al comprarlo agáchate en el probador y ve hasta donde sube la parte baja del vestido. Mira muy bien por detrás y asegúrate que no andarás de piconazo en piconazo toda la noche… A menos de que eso sea lo que quieres ¡En ese caso no hay problema!

El diseño

Si eres “plus size”entonces opta por un “bodycon” neutro, sin demasiados estampados ni elementos gráficos. Máximo dos colores y que las líneas vayan del centro del cuerpo hacia afuera. Por el contrario, si eres flaca y con poco busto, entonces opta por los que distraen la mirada con tachuelas, emblemas, rayas y más formas.

Si es tu momento sexy puedes escoger uno de espalda descubierta o de escote llamativo, también puede ser de “tiritas”

Si lo vas a usar para un evento de día, trata de que sea con magas cortas

Recuerda no comprar sin probar, sal del probador si la luz dentro no te ayuda, no te lleves este tipo de vestidos en la talla incorrecta. Si lo usas grande parecerás una niñita atrapada en la ropa de tu mamá y si es muy apretado entonces no te quejes cuando te llamen “tamalito”.

La clave está en recubrir tu cuerpo no forrarlo, ni esconderlo.

— Publicado el 10 diciembre, 2014 a las 3:01 pm

Pin It on Pinterest

Share This